LO MEJOR QUE LE PUEDE OCURRIR AL PRI ES QUE CAMBIEN A JOSÉ ANTONIO MEADE COMO PRECANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. SINCERAMENTE NO LEVANTA NI ENTRE LA MILITANCIA DE SU PARTIDO, NO PRENDE A SUS SEGUIDORES, NO CONVENCE A NADIE… SU CARRERA SIEMPRE HA SIDO EN LA FUNCIÓN PÚBLICA, NO EN LA POLÍTICA… ¡ZAPATERO A TUS ZAPATOS!