EN VERACRUZ, LOS DEMONIOS ANDAN SUELTOS…