Por Miriam González Sheridan no votará ni su familia, menos los afiliados a Nueva Alianza. Así de simple.