Nefastos, hipócritas, pillos y dice la vox populi que hasta matones, pues nos echamos al chofer luego de probar un fruto prohibido.

Sí, somos Daniel Olmos papá e hijo, quienes encabronados porque nos tumbaron a nuestra marioneta como candidato a la alcaldía, mejor nos fuimos a Actopan en horario de trabajo para “apoyar” al candidato a la presidencia municipal. ¡Cuidado con este par, son malos como la carne de porcino!