“Después de meses de insultos, López Obrador volteó a ver a los partidos de izquierda. Acaso detectó algo en las encuestas y le dio insomnio. Si quería perderles ayuda, les lanzó un ultimátum; si quería acercarlos, los ahuyentó; si quería formar una alianza, terminará compitiendo solo. Les dijo: o declinan ahora, en el 2017,  en favor de Morena, o en el 2018 “voy solo”. Las reacciones no se hicieron esperar.  Fue un desplante autoritario. Recordó aquello de que el tabasqueño no quiere compañeros, busca súbditos.” Difunde “Pepe Grillo” en La Crónica de Hoy