Lamentable, pero los dueños de Plaza Ánimas no tienen argumentos contundentes, en esta ocasión las autoridades municipales procedieron bien, antes de que sucediera una tragedia.