Mientras Paso de Ovejas se encuentra inmerso en la marginación y desgobierno, su Alcalde se la vive en la fiesta. Por andar en el reventón, casi pierde la vida. Dice la máxima: “El que por su gusto muere…”