El Universal

México, 10 de julio de 2018.- Liderazgos del PAN encabezados por ex presidente nacional, Luis Felipe Bravo Mena, el ex gobernador de Morelos, Marco Adame, y el ex secretario de Gobernación, Santiago Creel, solicitaron a la militancia en general entrar al proceso interno de la dirigencia del blanquiazul sin “mayores confrontaciones” que dañen al instituto.

“Generar el diálogo al interior del partido, sin exclusiones, y propiciar los espacios de reencuentro entre dirigentes, militantes y aspirantes para que la renovación de la dirigencia se pueda realizar sin mayores confrontaciones que dañen la imagen pública de nuestro partido”, exclamaron.

En un comunicado, pidieron respetar los plazos fijados en el estatuto para que este semestre se lleve a cabo la renovación de la dirigencia nacional.

Además de respaldar a la actual dirigencia nacional y a las dirigencias estatales en el término de su mandato para que pueda llevar a cabo una renovación del Comité Ejecutivo Nacional y de los Comités Directivos Estatales de forma ordenada y transparente.

“Los resultados del reciente proceso electoral nos obligan a todos los panistas a llevar a cabo una reflexión profunda que nos permita reconocer aciertos y corregir errores, a fin de seguir siendo un instrumento ciudadano al servicio de México. Este proceso de reflexión debe ser incluyente, abierto a todas las voces que con recta intención desean el fortalecimiento de Acción Nacional”, añada el texto.

Sostuvieron que están convencidos de que el proceso de análisis debe llevarse a cabo en unidad, “con serenidad y sin simplismos ni revanchismos”, pues la reflexión debe ser con ánimo constructivo, no de confrontación.

“Hacemos un respetuoso llamado a la conciliación panista, porque solo así lograremos un partido fuerte, unido y competitivos”, agregaron.

Los liderazgos quienes están acompañados de los actuales coordinadores parlamentarios, Marko Adame y Fernando Herrera, y de la ex presidenta del PAN, Cecilia Romero, dijeron que frente al próximo gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador, el PAN debe convertirse en una alternativa creíble, humanista y ética que respalde aquellas acciones en beneficio de los ciudadanos, pero también que señale con toda fuerza lo que no sea adecuado para la vida pública de México.

“Asumiendo nuestra posición de ser la primera fuerza de oposición a nivel nacional y de gobernar a un gran número de mexicanos a través de los estados y municipios”, destacan.

Asimismo, señalan que al realizar el análisis de la elección del 1 de julio, se debe incluir la “descarada intervención” del gobierno federal en contra de la candidatura de Ricardo Anaya, “a la cual buscaron descarrillar por todos los medios a partir de acusaciones falsas y del uso faccioso del aparato del Estado mexicano”.