El PRI, de todo poderoso, en el Senado queda reducido a “la chiquillada”, como una vez El Jefe Diego Fernández de Cevallos se refirió a las bancadas en la Cámara de Diputados con menor número de curules, y que se reproducen en la Cámara Alta tras la victoria arrolladora de Morena. Paradójicamente, al derrotar al partido en el poder, los lopezobradoristas tendrán el mismo número de senadores, 55, que los priístas, quienes todavía no asimilan que fueron aplastados. Con 13 integrantes, los priístas tendrán que esperar a que la primera fuerza escoja espacios en el pleno, en comisiones, hasta los pisos en que quieran instalar sus oficinas. Así es que, por primera vez, serán ajenos a lo que ha sido su reino, nos anticipan.

Se lee en “Bajo Reserva” de El Universal