Analistas internacionales observan, y no están muy equivocados, que Andrés Manuel López Obrador ha rendido más conferencias de prensa en estos seis días que muchos políticos actuales en todo el sexenio. Convertido en la celebridad del momento, el futuro dirigente del país anunció que, una vez recibida su constancia que lo acredite como Presidente electo, se reunirá con Ricardo Anaya y con José Antonio Meade, como parte de su estrategia de reconciliación nacional y a quienes, dijo, les agradecerá por no haberse “pasado de lanza” durante la campaña electoral. Oportunidad de oro porque, recuerden, quien se mueve, no sale en la foto. Describe “Frentes Políticos” de Excélsior