Un buen pleito traen los perredistas que asesoraron al candidato presidencial frentista Ricardo Anaya, por las posiciones encontradas al interior del cuarto de guerra, principalmente por los constantes ataques del panista a la figura del presidente Enrique Peña Nieto. Un ala amarilla, se lo contamos en este espacio, recomendó a don Ricardo que chocara de frente con el jefe del Ejecutivo, que adoptara una postura antisistema bajo el argumento de que el presidente tiene el repudio de 80% de los mexicanos. La otra ala se opuso a esta línea discursiva, nos dicen, por acuerdos inconfesables con Peña Nieto y porque no lo querían tocar ni con el pétalo de un spot. El caso es que unos y otros perdieron en las urnas y ahora sacan sus trapitos al sol… ¿Ya se identificaron en estas líneas, señores perredistas?

Se lee en “Bajo Reserva” de El Universal