Resulta verdaderamente indignante, ver como los dirigentes del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación (SITEV), utilizan a los socios para presionar el pago de cerca de 100 millones de pesos, en estos tiempos electorales, al Gobierno enemigo.

Y es que dicha deuda, viene siendo desde el Gobierno de Fidel, al cual, el entonces Presidente del Fondo de Ahorros, “el Doctor”, no le reclamó nada; por el contrario, se comprometió con él, como buen priista, a apoyar a todos los candidatos del PRI y por supuesto a Javier Duarte, al cual no le hicieron ningún paro en seis años; todo se quedó en fuego amigo.

En otros tiempos hasta se tomó la SEV por más de seis horas, nada más para expulsar a unos enemigos.

Los maestros deberían demandar al Asesor General, al Presidente del Fondo y al Secretario General, para que sean ellos quienes respondan por la deuda, y de lo contrario vayan a la cárcel por fraude, por colusión y omisión de un deber legal.