Tras su desayuno dominical en un restaurante de la Ciudad de México, fue detenido Luis Ángel Bravo Contreras, el exfiscal de Veracruz acusado de desaparición forzada. El 13 de mayo pasado, el gobernador Miguel Ángel Yunes afirmó que las autoridades tienen pruebas que acreditan que Bravo ordenó a personal bajo su mando ocultar y alterar el hallazgo de 13 cuerpos de 19 encontrados en una fosa clandestina. Se le señala de entorpecer la investigación y apoyar a los criminales para que eludieran la acción de la justicia. Será ingresado a la prisión de Coatepec. Medalla para el gobernador Yunes. ¿Cuántas faltan? Describe “Frentes Políticos” de Excélsior