Los nuevos integrantes del Sistema Estatal Anticorrupción ya tienen asegurado el “hueso” y el cheque, de ahí se cruzarán de brazos. ¡Qué ganas de usar dinero del erario público en cosas inservibles!