Le llovió en su milpa un rato al dirigente del PES, Hugo Eric Flores, por declarar que los matrimonios entre personas del mismo sexo son “una moda”: rápidamente integrantes de grupos de la diversidad sexual salieron a condenar sus expresiones. Él no se quedó callado y ayer exigió respeto porque, aseguró, también forma parte de una minoría, en su caso religiosa. Por cierto que esta polémica no afectó en nada la alianza del PES con PT Y Morena, flanco del que provinieron muchas de las descalificaciones a sus dichos.

Publica “Rozones” de La Razón de México