El atacante chileno se pone la camiseta del club lisboeta, donde será competencia directa de Raúl Jiménez. Esta semana se concretaría el fichaje

CIUDAD DE MÉXICO.

Nicolás Castillo ya se enfundó la playera del Benfica. El atacante chileno posó con algunos aficionados con la camiseta del que en próximas horas sería su nuevo equipo.

El andino dejó a los Pumas tras caer en la liguilla del Clausura 2018. De inmediato empezaron los rumores, pero la semana pasada todo apuntó al conjunto de las Águilas como nuevo destino del jugador, que sería el sexto delantero que tiene el equipo, entre ellos el mexicano Raúl Jiménez.

Castillo presentará exámenes médicos en próximas horas con el Benfica y firmaría en breve con el equipo para ser competencia directa de Pizzi, Jonas, Seferovic, Silva y Jiménez en la ofensiva lisboeta, aunque la llegada del chileno podría provocar la salida de alguno de los antes mencionados.

El diario portugués A Bola aseguró que el fichaje de Castillo sería por cinco años con el club encarnado, a cambio de 6.5 millones de euros (8 millones de dólares), que llegarían a las arcas de club universitario.

De ser así, los felinos tendrían medios suficientes para llevar al equipo a un sustituto de peso en el ataque auriazul, después de algunos tiempos en los que se reconoció la austeridad.

Los nombres que se mencionan podrían llegar al club universitario son los de Martín Rodríguez (Cruz Azul), Víctor Malcorra (Xolos), Juan Iturbe (Xolos), Miguel Fraga (Atlas) y el regreso de Efraín Velarde (Monterrey).