Aunque en México la democracia estaría cerca de cumplir un siglo de existencia, en la realidad las elecciones se deciden por mayoría, pero no acuden a las urnas la totalidad de los mexicanos. Cifras de las elecciones de 2015 en la CDMX revelan que el grupo más activo en las votaciones es el de los adultos mayores, pues más de la mitad de los votantes en ese rango de edad, tanto hombres como mujeres, son los que emitieron su voto, en contraste con los jóvenes de 18 a 29 años, quienes son los más abstencionistas, ya que el 52% no se identifica con ningún partido político. Es cierto que este 2018 hay más jóvenes, pero eso no se traducirá en más votos. El entusiasmo de acudir a las urnas es el tesoro perdido en la historia del México moderno. ¿Qué hacen los partidos para rescatarlo?

Describe “Frentes Políticos” de Excélsior