“Las encuestas de opinión pública no tienen ningún rango de confiabilidad comprobable; las realizan determinadas empresas conforme a las instrucciones y necesidades de sus clientes (la encuesta es de quien la paga, suele decirse)”: Julio Hernández López, autor de la columna “Astillero” que se publica en La Jornada.