Sara Ladrón de Guevara seguramente se compró en los últimos diez años ropa del mercado, iba a comer a fondas, nunca viajó, vivía en una choza, andaba en servicio urbano, para poder ahorrar doce millones de pesos y comprarse una mansión. ¡Cínica!