*Golpe Político

Xalapa, Ver., 16 de abril 2018.- La ciencia en la calle, debiera ser una idea legítima y un propósito explícito de la educación, en las estrategias para modernizar la educación debería privilegiarse el dominio de los espacios públicos a través de hacer presente el quehacer científico. 

La democratización es un ejercicio político que no es ajeno a la reflexión teórica, ética y científica para comprender el mundo.

Esta es la tesis que comparten Filiberto Lozano Romero (Asociación Civil “Flor de Lis”), Ángel Rafael Martínez (Biblioteca de la Ciudad-SEV), Ma. Reyna Hernández Colorado (CITRO, Universidad Veracruzana), y J. Manuel García (CANACINTRA), perspectiva que presentan en cada sesión del programa de Divulgación Científica denominado “En boca cerrada…sí entra Ciencia”, desde la cual convocan a una suma de esfuerzos interinstitucionales sumando al Ayuntamiento de Xalapa y sus espacios públicos gracias a la intervención del maestro Alejandro Moreno.

Los espacios públicos son escenarios de reflexión y conocimiento de la sociedad sobre sí misma y los problemas que le aquejan, son oportunidades de construcción de propuestas y acciones colectivas.

Desde esta perspectiva, el domingo 15 de abril, se convocó a la participación de los líderes de la mejor escuela del sureste del país en aspectos de: adiestramiento, formación de alto desempeño y comportamiento de un perro de la casa.

Alfredo Quintana (Servicios Caninos Profesionales) y Miriam Barradas (Universidad Veracruzana) a compartir la plática: Educando dueños, disfrutando perros, durante la cual mostraron el estado actual del conocimiento para educarnos y disfrutar a los caninos en su máxima expresión.

Se pronunciaron, en primer lugar, por mostrar que los estilos para obtener conocimientos científicos que explican la naturaleza y evolución de los caninos son accesibles para los que aprenden y mostraron criterios racionales para explicar el comportamiento de perros y dueños.

Un elemento fundamental es el compromiso ético del dueño con su perro, la responsabilidad y conciencia que implica conducirse con él, socializar y en respeto a la sociedad, enunciaron los cuidados fundamentales para que el perro “se porte bien”.

El perro aprende si el dueño invierte su cuota diariamente, enfatizaron. La liberación de energía de perros y dueños, el caminar a diario es una posibilidad terapéutica gratis. Esto constituye la formación de hábitos y sincronización de biorritmos.

La connotación social es importante, al pasear al perro diariamente también estamos combatiendo la obesidad y evitamos que el perro tenga malos comportamientos en casa como por ejemplo, la falta de subordinación.

La participación dejó claro que los perros deben trabajar para comer, que haya reciprocidad sentimental y de estímulos para garantizar la situación vital de perros y dueños de manera condicionada.

Nos mostraron la construcción de convicciones entre perros y dueños donde el trabajo, cariño y compromiso implica que ambos se cuiden, se protejan y defiendan. Debe haber respeto entre ambos, ninguno es víctima, son equipo, son familia en convivencia armoniosa.

El programa “En boca cerrada…sí entra ciencia”, invita a ejercer la mirada científica y el pensamiento crítico; es una invitación a incrementar nuestro patrimonio cognitivo frente a la pérdida de la capacidad para interpretar la realidad en que vivimos.

Con este programa de divulgación se seduce al científico a construir otras narrativas, más allá de la expresión académica para comprender la vida cotidiana.

Desde el 15 de abril el programa es itinerante y con apoyo del Ayuntamiento de Xalapa y otras dependencias gubernamentales se desarrollarán en diversos escenarios de encuentro y convivencia en esta ciudad capital.

 

Y el domingo 29 de abril las 12:00 horas en el Cerro de Macuiltépetl se impartirá  el seminario: “Dando, dando, el murciélago volando” a cargo de Filiberto Lozano Romero. Esperan contar con su distinguida presencia.