mediotiempo.com

  • El delantero chileno llegó a diez goles en el torneo
Estadio Olímpico Universitario.- Era matar o morir para Pumas si quería seguir soñando con Liguilla y justo cuando parecía que Universidad se moría frente a su afición ante un aguerrido Puebla, el Killer, Nicolás Castillo, se lució con un ‘Hat-Trick’ para derrotar 4-2 a Puebla y mantener vivas las aspiraciones de Universidad en busca de meterse a la Fiesta Grande tras dos torneos sin clasificar.

Pumas le pasaba lo mismo que le pasó durante gran parte del torneo, le expulsaron a un jugador porque Mauro Formica se mandó una entrada imprudente en el medio campo y César Palazuelos lo echó; no pudo aguantar la ventaja y el rival lo había alcanzado en el marcador.

Sin embargo, esta vez, al chileno le hirvió la sangre, se echó el equipo al hombro y con base en la furia que demostró durante todo el juego, reclamándole al árbitro y a sus propios compañeros, encontró tres goles con los que los universitarios se pusieron a un punto del octavo lugar, que por ahora le pertenece a los Tuzos del Pachuca.

La victoria no solo le sirve a Pumas para seguir en la pelea, sino también para acabar una racha de ocho juegos sin poder ganar con David Patiño al frente, aunque la próxima semana tendrá que ir a la casa del sublíder Santos en Torreón y al menos rescatar un empate, para buscar el boleto en la última fecha en casa ante Querétaro.

Puebla se había puesto adelante en el primer tiempo con un tanto de su goleador, el canadiense Lucas Cavallini, pero Castillo mandó el juego empatado al medio tiempo.