La octava Cumbre de las Américas, que se celebra en el Perú, confirma que los países del hemisferio padecen problemas comunes. Por allá, el presidente Peña Nieto se pronunció ante sus colegas, excepto Nicolás Maduro y Donald Trump, por dejar atrás modelos fracasados del pasado que sólo nos llevaron a crisis económicas. Aunque Trump prefirió quedarse en la Casa Blanca, para preparar, ahora lo sabemos, el ataque a Siria, envió a la Cumbre de Perú a su vicepresidente, Mike Pence. El equipo de Pence entró en contacto con la delegación mexicana para solicitarle una entrevista con Peña Nieto. Hoy platicarán en Lima. La agenda bilateral es inmensa. De seguro dos temas serán ineludibles: el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera y la recta final de las negociaciones del TLC. Relata “Pepe Grillo” en Crónica