Conforme se acerca el inicio formal de la campaña electoral 2018, aumenta entre los consejeros del INE la preocupación de que puedan llevar el proceso a buen puerto.

Están preocupados y con razón. Les inquieta que los gobiernos, el federal pero también los gobiernos de los estados, no resistan la tentación y se dejen sentir en el proceso.

También reiteran su petición al Tribunal Electoral para que avale su propuesta para realizar un conteo rápido, de modo que los resultados se puedan conocer el mismo día de la elección y no hasta la madrugada siguiente.

Esa noche de tensión tres o cuatro horas pueden hacer una diferencia entre la estabilidad y la controversia.

Relata “Pepe Grillo” de Crónica