Ciudad de México, 12 de marzo (SinEmbargo).– Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, aseguró que si se convierte en el Presidente de México, respaldará las inversiones que se han hecho en el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), pero el proyecto se llevará hacia la base militar de Santa Lucía.

“Los que tienen esos contratos no tienen por qué preocuparse. Van a hacer ese mismo volumen de trabajo pero en el aeropuerto militar de Santa Lucía”, dijo desde Zacatecas.

El tabasqueño pidió a los empresarios tener confianza. Se respetarán los contratos, a pesar de la cancelación de la construcción del NAICM, señaló.

“Los que tienen bonos por las inversiones en el nuevo aeropuerto van a tener el respaldo del Gobierno Federal para que no pierdan esas inversiones. Pueden estar ellos pensando que no vamos a reconocer sus inversiones, pero les estoy dando la garantía de que no van a tener problema, sus inversiones están seguras”, indicó a medios de comunicación.

“Se van a respetar esos bonos y no van a ser afectados. Vamos a ahorrar porque no podemos hacer obras faraónicas y vamos a resolver el problema sin afectar a inversionistas. Esa es una noticia que quiero transmitir para que no haya nerviosismo”, añadió.

Antes, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) pidió a los candidatos a la Presidencia de México explicar claramente sus propuestas en materia económica, pues alertó de algunos pronunciamientos que van en contra del libre mercado.

“Nos preocupa que en el aspecto de propuestas haya pronunciamientos que van en contra de una economía de libre mercado y apertura. Nos inquietan propuestas que hablan de sustitución de importaciones o que hablan de autosuficiencia alimentaria para México”, dijo el presidente del CCE, Juan Pablo Castañón Castañón, en una conferencia de prensa.

La propuesta a la que se refería Castañón fue mencionada por Andrés Manuel López Obrador la semana pasada durante una serie de encuentros que sostuvo con empresarios de diversos sectores.

El candidato por la coalición “Juntos Haremos Historia”, que integran los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), detalló que de ganar la elección procurará la producción del campo, en donde el objetivo es no comprar nada en el extranjero.

Para la Coparmex, el planteamiento de López Obrador, “habla de una visión cerrada y proteccionista, de una economía de los años 70 y 80, con la que no coincidimos”.

Detalló que los empresarios están convencidos de la apertura de mercado y en el caso del mercado interno, dijo que “se debe fortalecer a través de la competencia y complementariedad con otras economías, con la innovación tecnológica y no de privilegios arancelarios o medidas proteccionistas”.

El CCE también invitó a los candidatos a respetar la legalidad de las inversiones, en referencia a la propuesta de López Obrador de cancelar las reformas estructurales y la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM).

Andrés Manuel López Obrador, quien encabeza desde hace meses las preferencias electorales, ha moderado su discurso sobre las reformas, pero en el caso del NAICM se ha mantenido firme, lo que preocupa a los inversionistas.

“Los empresarios demandamos garantías de que se respetarán los contratos otorgados en la Reforma Energética y en la construcción del nuevo aeropuerto. En un Estado de derecho los contratos se cumplen y no quedan a la voluntad del gobernante en turno”, dijo Juan Pablo Castañón al tiempo que defendió la inversión privada en México.

El CCE pidió a los candidatos renovar su compromiso con la estabilidad y gobernabilidad democrática durante y después de las elecciones del 1 de julio.

“Las amenazas veladas de una violencia popular ante un resultado electoral adverso son inaceptables en una democracia. Hacemos un llamado a los candidatos a fortalecer la confianza ciudadana en nuestras instituciones democráticas, a promover la participación ciudadana en lugar de la desconfianza”, pidió Castañón a los candidatos.

El viernes pasado, López Obrador dijo ante banqueros que respetará los resultados de la elección del 1 de julio, pero advirtió que en caso de fraude se soltará un “tigre” y él no detendrá a la gente, por lo que pidió al Presidente Enrique Peña Nieto garantizar que las elecciones sean limpias.

“Yo tengo dos caminos después del 1 de julio: Palacio Nacional o Palenque, Chiapas. Si hay fraude entonces sí se soltará un tigre y no voy a detenerlo. Deseo con toda mi alma que las elecciones sean libres y limpias y que sea el pueblo el que decida quién será el próximo Presidente”, dijo.