Al abanderado presidencial del Frente, Ricardo Anaya, los problemas parecen no inquietarlo. Ayer, durante su registro ante el INE, se le vio fuerte, de buen ánimo y retando a debatir a AMLO; y aunque sólo llegaron 6 de los 16 gobernadores del PAN y PRD, el panista se dijo contento, pues descartó que haya un plan B para buscar otro candidato que lo sustituya. 

Publica “Rozones” de La Razón de México