Lorenzo Antonio Portilla Vásquez alias “El Güiri Güiri”, debe hacerse a un lado del ORFIS, pues cada vez crece más la sospecha de que recibió 20 millones de pesos por hacerse “ojo de hormiga” ante las corruptelas de su jefe Javier Duarte de Ochoa. Si alguien tiene responsabilidad de que Veracruz esté endeudado, es el titular del órgano de fiscalización. ¡Fuera, fuera!