Ciudad de México, 13 de febrero (SinEmbargo).- A puerta cerrada, diputados federales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) pidieron la renuncia de su presidente nacional, Enrique Ocho Reza, informó el periódico Reforma.

Cerca de 30 diputados pidieron a su coordinador en San Lázaro, Carlos Iriarte, ser el conducto para el relevo de Ochoa al frente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) antes de que inicien las campañas.

El periódico de circulación nacional informó que parte de las acusaciones en contra del presidente del PRI son: la falta de operación política y comunicación con liderazgos locales en la designación de candidaturas, inconformidad en espacios del Senado y posiciones locales que han generado renuncias entre los militantes.

Los diputados informaron a Reforma que Ochoa Reza comete “favoritismos, imposiciones, maltrato, omisiones, cerrazón para el diálogo, ausencia de negociación y de operación cicatriz”.

Los inconformes pidieron que el tema sea resuelto por el mismo Enrique Ocho Reza, y el precandidato a la Presidencia, José Antonio Meade.

Minutos más tarde, el vocero del PRI en la Cámara, Alfonso Camacho, hizo llegar un comunicado a varios medios negando dicha petición.

 “El Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados niega categóricamente haber debatido, discutido o decidido solicitar la renuncia de su dirigente nacional Enrique Ochoa Reza en forma alguna”, indicó

Asimismo, Carlos Iriarte calificó de “falsas” las información difundida y aseguró que la bancada del PRI en San Lázaro ratifica la administración Ochoa como una “militancia decidida y comprometida”.

A las declaraciones Enrique Ochoa Reza que llamó “prietos” a los que dejan su partido para sumarse al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se le sumaron las de Mikel Arriola, precandidato a la Jefatura de la Ciudad de México, en contra de la adopción por parte de parejas del mismo sexo, y que han provocado un fuerte rechazo en la capital mexicana.

Los comentarios tanto del precandidato del PRI a la Ciudad de México como del Ochoa Reza se han revertido duramente. A Ochoa y a Arriola se les acusa de racismo, homofobia, oportunismo y discriminación, y caen como una bomba justo en momentos en los que la precampaña priista no ha resultado como esperaba. José Antonio Meade Kuribreña, precandidato de la coalición “Todos por México” (PRI-PEVEM-Panal) a la Presidencia, no ha podido despegar en las encuestas.