El Universal

Morelos, 7 de diciembre de 2017.- Temixco está al sur de Cuernavaca, a unos 5 kilómetros de distancia

El 30 de noviembre la Policía Morelos acudió a la colonia Rubén Jaramillo por llamadas anónimas que alertaron un supuesto enfrentamiento entre los cárteles de la Sierra del Sur (CSS) y Jalisco Nueva Generación (CJNG)

Realizaron tres operativos y detuvieron al hijo de Crispín Gaspar Cortés, identificado en sus fichas como líder del CSS.

En otro operativo detuvieron al conductor de un vehículo; y en el tercer operativo irrumpieron en una casa de la calle Francisco I. Madero donde murieron por arma de fuego cuatro mujeres, un adolescente y una bebé de tres meses.

En ese domicilio detuvieron a cinco personas, entre ellos un adolescente, y a José Valdez Chapa, identificado por la Comisión Estatal de Seguridad como “El Señor de la V”, líder del CJNG, presuntamente involucrado en el homicidio de un elemento de la Policía Acreditable en diciembre de 2015, en Cuernavaca.

Los siete detenidos lograron su libertad. Todos salieron por inconsistencias en los informes de los policías. El juez de Vinculación a Proceso restó valor probatorio a los datos aportados por la Fiscalía que los acusó del delito de intento de homicidio en contra de cuatro policías estatales.

La Fiscalía General del Estado puso énfasis en la detención de Valdez Chapa y tres de sus supuestos colaboradores.

El caso cobró más notoriedad cuando el abogado defensor de los detenidos, Juan Manuel Cuellar Miranda, dijo que tres de los seis cadáveres, entre ellos la bebé, tenían “tatuajes” de bala en la cabeza, lo que supone que recibieron el “tiro de gracia”.

El fiscal rechazó el señalamiento y dijo que la necropsia de ley no considera en ninguno de los cadáveres el hallazgo de “tiro de gracia”. Todos murieron en un fuego cruzado, aseguró.

En la audiencia el juez de Vinculación reveló que las armas encontradas en el interior del domicilio, y por el que las autoridades acreditaron la flagrancia, no tienen huellas dactilares.

Lo mismo sucedió con las armas entregadas al Ministerio Público por los policías estatales que participaron en el operativo.

El fiscal anunció que apelaría el fallo del juez por lo que corresponde a la no vinculación a proceso.

La Comisión Estatal de Seguridad reforzó la seguridad de su comisionado Alberto Capella y los policías que participaron en ese operativo, tras amenazas en su contra.