* Fue a través de una publicación en su cuenta de Facebook, que Emily relató su experiencia de perder a su bebé

WASHINGTON, 6 de diciembre de 2017 (El Debate).- Emily Mueller de 33 años de edad acaparó los reflectores de los diferentes medios de comunicación estadounidense por una fotografía en donde aparece con 20,000 abejas en su vientre.

Según  People, la madre de la ciudad de Ohito en agosto pasado acaparó los reflectores por su hazaña, desafortunadamente vuelve a ser noticia, pero en esta ocasión no por su talento como apicultora, sino por haber sufrido de muerte fetal.

Fue a través de una publicación en su cuenta de Facebook, que Emily relató su experiencia de perder a su bebé, que sucedió cuando se preparaban ella y su esposo Rayan Muelle para asistir a un evento cuando su embarazo se complicó y fue trasladada a la sala de emergencia de un hospital.

“Descubrir a tu bebé muerto es insoportable. Aprender que tiene que ser inducido y entregar a su hijo fallecido va mucho más allá. Mi corazón se dolió instantáneamente por cualquier mujer que me haya dicho que tuvo un muerto“, agrega la apicultora.

Manifestó que desde una noche anterior empezó a sentir que la bebé no se movía en su vientre y que empezó a sentir contracciones, motivo que la orillaron a realizar la técnica Doppler para tratar de detectar los latidos del corazón de feto.

“Por la noche, comencé a darme cuenta de que no había sentido que el bebé se moviera mucho y tenía contracciones que se sentían diferentes a las que he tenido antes, me dije a mí misma que estaba durmiendo, pero a medida que pasaba el tiempo, me sentí incómoda al respecto”, expresó Mueller.

Al llegar al hospital de Barbeton personal especializado la examinó y detectó que la bebé tenía varios días muerta en el vientre de su madre, por coagulación de la sangre, problema que han sufrido varias mujeres de su familia.

“Tengo una sensación muy fuerte de que se trataba de un problema de coagulación de la sangre, ya que esos rasgos han afectado a nuestra familia inmediata durante algún tiempo”, explicó.

La apicultora aclaró que cuando decidió realizar la sesión de fotografías con las abejas en su vientre lo hizo de manera simbólica, con el objetivo de superar la pérdida de sus otros tres bebés, según una entrevistas con People.

“Las abejas representan el comienzo de una nueva vida y después de mi segundo aborto involuntario, necesitaba un nuevo lanzamiento, me conecté con las abejas y me ayudó a olvidarme de otras dificultades que me rodeaban en ese momento, algunas personas hacen yoga … Yo hago abejas”, puntualizó.