Excelsior.com

XALAPA, Veracruz.

El Castillo, una congregación de Xalapa, Veracruz, se ha vuelto el cementerio clandestino para los delincuentes. Desde el sexenio estatal anterior han dejado cuerpos tirados sobre ese lugar donde hay varias veredas que comunican a otras zonas. Tan solo en los últimos meses, se han hallado por lo menos 8 restos humanos.

“Fue en 2015 el primero y de ahí se han ido sucesivamente, en este 2017 fueron cuatro, entonces sí existe esa preocupación, pero ha sido fuera de la mancha urbana”, asegura Juan Gabriel Hernández Baizabal, agente municipal de El Castillo. “Que quizá eso ha sido propicio para ciertas personas, y han venido en ese sentido a estar arrojando abandonado diferentes cuerpos, de esa zona, aunque estamos pegados a la capital, todavía contamos con estas veredas, dentro de la población todavía no se ha generado quizá un temor más allá”.

Sin embargo, los restos que han dejado tirados son de personas que no vivían en esta comunidad. En cambio, dos víctimas que sí eran de El Castillo los encontraron muertos en otros lugares, dentro de la ciudad de Xalapa.

“Uno de los cuerpos que se encontraron en bolsas acá por El Tejar era una de las personas de aquí mismo”, continúa el agente.

Esta carretera, atraviesa la comunidad, conecta con la capital veracruzana y a otros municipios como Emiliano Zapata, Actopan, Tepetlán, Naolinco, Jilotepec y Juchique de Ferrer. Por lo que un tiempo, se instaló un retén policiaco, pero a principios de este año, con la llegada del gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, lo retiraron y esto ocasionó también alza en los asaltos a los comercios.

“No son personas de esta congregación, al ser el paso, lo que nos comentan es que vienen diferentes motocicletas en su mayoría, uno dice, están comprando, y no, realmente están asaltando, sí se dio, pero solamente cuando retiran el retén, se intensificó en noviembre, diciembre y parte de enero de este año”.

“Han retirado navajas, pistolas de algunos pasajeros principalmente en taxis que el chófer no se da cuenta que lleva como pasajero, es una carretera que tiene más de 5 mil vehículos por hora, es una situación que no podemos a estar midiendo, se empezaba a dar el robo del ganado principalmente en la zona del Plan y del Tronconal”, finaliza Hernández Baizabal.

Hasta ahora, solo existe la promesa por parte de la administración estatal de una nueva policía municipal que tendrá mil 500 elementos y que apoyará a las labores de vigilancia en esta zona donde viven 15 mil habitantes.