* El juez federal de distrito Ruben Castillo calificó la acusación como “muy grave” durante una audiencia

CHICAGO, 6 de diciembre de 2017 (El Debate).- La fiscalía federal tiene hasta el 6 de febrero para responder a las acusaciones de que las autoridades mexicanas torturaron a un presunto guardaespaldas de uno de los hijos del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, mientras agentes estadounidenses observaban, dijo el martes un juez estadounidense.

El juez federal de distrito Ruben Castillo calificó la acusación como “muy grave” durante una audiencia de Jesús Raúl Beltrán León en Chicago, adonde fue extraditado en enero para ser enjuiciado por cargos de narcotráfico.

Beltrán León, de 34 años, sostuvo en documentos presentados en corte que las autoridades mexicanas lo golpearon y electrocutaron después de que lo arrestaron en el 2014. Agregó que en un momento dado, él rompió a mordiscos una bolsa de plástico que le habían puesto sobre la cabeza para ahogarlo.

Quienes lo interrogaban querían que les dijera el paradero de dos de los hijos de Guzmán, pero él insistió que no sabía dónde estaban.

Beltrán León dice que en la sala donde lo torturaron había personas que hablaban inglés y que alguien los identificó como agentes estadounidenses.