Si ya saben cómo es, para que persiguen al soberbio de don Jorge Winckler. ¡Más sensibilidad debería tener!