En ocasiones se les olvida a los funcionarios públicos que son empleados del pueblo, que reciben sus jugosos salarios gracias a los impuestos y que deben rendir cuentas a los veracruzanos. A los actuales servidores públicos del Gobierno estatal, se les olvida que los carniceros de hoy, serán las reses del mañana.