* El gol de Johansson obliga a la ‘azzurra’ a remontar para estar en el Mundial

MARCA

Desde Suecia 1958 no se pierde un Mundial Italia. 14 ediciones consecutivas luchando por la Copa del Mundo que podrían cortarse en Rusia. En el último país al que no acudieron a disputar una fase final se empezó a dejar la ‘azzurra’ sus opciones mundialistas. El gol de Johansson tumbó (1-0) en la ida de la repesca a una Italia que se queda al borde del abismo.

. 14 ediciones consecutivas luchando por la Copa del Mundo que podrían cortarse en Rusia. En el último país al que no acudieron a disputar una fase final se empezó a dejar la ‘azzurra’ sus opciones mundialistas. El gol de Johansson tumbó (1-0) en la ida de la repesca a una Italia que se queda al borde del abismo.

Los gigantes de Suecia desarbolaron a la ‘BBC’ ‘azzurra’. Berg y Toivonen llevaron al límite a Bonucci, Barzagli y Chiellini. Ante la mirada de Ibrahimovic, sus compatriotas se vistieron de Zlatan. Una tortura. Cada balón colgado acababa en falta para el combinado sueco y problemas para los italianos. Bonucci y Chiellini acabaron llenos de rasguños. Toda una batalla. Un mar de codos y saltos a los que Suecia sacó rédito. El plan le salió perfecto a Andersson. Fútbol directo y presión asfixiante para inquietar a Italia. Intensidad física que llevó al límite la fiabilidad italiana.

En este ecosistema, Forsberg fue el mayor agitador. El medio del RB Leipzig movió todos los hilos. Italia, a la que siempre le sale su gen competitivo, tuvo sus opciones. Darmian encontró a Belotti pero el cabezazo del ‘Gallo’ se fue desviado. No cantó en Solna.

Respondió Toivonen con un remate cruzado que lamió el palo derecho de Buffon. Italia no podía respirar y Verratti trabó a Berg en una falta que le costó la amarilla y la vuelta. La ‘azzurra’ buscará la remontada sin su cerebro. Italia no estaba y sus centrales lo notaban. Perdieron su seguridad, una virtud que han hecho arte y que se se evaporó ante Suecia. Un borrón a su lienzo.

Candreva se rebeló y ‘despertó’ a Italia en el segundo acto. Por la derecha, comenzó a poner caramelos con los que no se endulzaron ni Immobile ni Belotti. También se inventó un chut que Olsen mandó a córner. Un latigazo al mal primer tiempo italiano. Un espejismo.

Suecia siguió a lo suyo. Berg y Toivonen se pegaban con todos. Al límite. Y en un saque de banda, Johansson, que había entrado por el lesionado Ekdal, conectó un rechace que tocó en De Rossi antes de batir a Buffon. El premio sueco. Un gol que vale medio Mundial.

Darmian, con un remate al palo, casi responde de inmediato al tanto local. Pero el empate no llegó. Ni siquiera con Insigne cambió el decorado del partido. Suecia fue un muro que no cedió. Olsen estaba bien cubierto y no tuvo que realizar milagros. Italia se lleva una derrota de Solna pero tiene arreglo. Le quedan San Siro y su historia para remediarlo. Jugándosela a una carta, ‘in extremis’ y bajo presión, son los que mejor responden. Una ruleta rusa para estar en el Mundial. Otra vez a la desesperada.

Ficha técnica:

1 – Suecia: Olsen; Krafth (Svensson, m.83), Lindelof, Granqvist, Augustinsson; Claesson, Larsson, Ekdal (Johansson, m.57), Forsberg; Toivonen, Berg (Kiese Thelin, m.74).

0 – Italia: Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini; Candreva, Parolo, De Rossi, Verratti (Insigne, m.76), Darmian; Immobile, Belotti (Éder, m.65).

Gol: 1-0, m.61: Johansson.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR). Sacó tarjeta amarilla, por Suecia, a Berg (m.2); por Italia, a Verratti (m.29).

Incidencias: Partido de ida de la repesca para el Mundial 2018 disputado en el Friends Arena de Solna (Estocolmo). Entre los asistentes figuraban los príncipes herederos Victoria y Daniel de Suecia; el delantero sueco del Manchester United, Zlatan Ibrahimovic, y su entrenador, José Mourinho.