Comentaban que Juan Antonio Nemi Dib es muy inteligente, culto y preparado, pero como dice la canción: “Y todo para qué”, para que hoy ande huyendo y escondiéndose como un vulgar ladrón. ¿A dónde están sus defensores?