Agencia de noticias y periódico digital: golpepolitico.com

Xalapa, Ver., 11 de octubre de 2017.- Organizaciones campesinas afiliadas al “Movimiento Otro Campo es Posible”, demandaron al presidente Enrique Peña Nieto modificar y reorientar el presupuesto destinado al agro nacional, en donde se contempla una reducción de casi el 40%, lo cual repercutiría negativamente en los pequeños productores del país.

En conferencia de prensa, Moisés Reyes Fausto, vocero de esta organización y secretario general de la Central Campesina Cardenista, dio a conocer que la propuesta presentada por el Ejecutivo Federal para este sector del campo mexicano es menor en relación con el 2017 en casi 25 mil millones de pesos, lo cual impactará fuertemente en la producción de alimentos básicos.

Acompañado de Javier López Ortega de la Unión Campesina e Indígena Nacional (UCIN), Rafael Lindo Chaga del Frente de Organizaciones Económicas del Campo (FOSEC), Francisco Espinoza Pérez de la coordinadora Agrarista de México (CADM), Carlos Aparicio Méndez de la Unión General Obrero Campesina de México Lázaro Cárdenas y Marcelo Hernández Cruz, del Frente Agropecuario para el Desarrollo Rural (FADER), mencionó que con el planteamiento que presentarán  buscan recuperar los 40 mil millones de pesos de los dos recortes que se tuvieron en el ejercicio fiscal del 2017 y lograr la inclusión de 10 mil millones de pesos más para fortalecer la actividad agropecuaria nacional.

Expresó que la propuesta de reorientar el presupuesto es para que quede en 318 mil millones de pesos, ubicando los programas más sensibles que tienen que aumentarse los recursos y que tienen que ver con los pequeños productores, que son la mayoría de los que producen la pequeña agricultura campesina y familias y que son los que sostienen la producción de alimentos y ubicados en las zonas de alta marginación.

En este sector, dijo, se encuentran 24 millones de mexicanos en extrema pobreza, por lo que es importante impulsar sus actividades productivas y más, ante la inminente salida del Tratado de Libre Comercio, dada la alianza existente entre Estados Unidos y Canadá para excluir a México de ese acuerdo comercial.

De entre los programas que deben atender en el presupuesto de egresos de la federación 2018 destacan el de financiamiento y aseguramiento al medio rural, de comercialización y desarrollo de mercados, concurrencia con entidades federativas, de fomento a la agricultura, de fomento a la productividad pesquera y acuícola, de fomento ganadero y de productividad y competitividad agroalimentaria.

Además, del programa de sanidad e inocuidad agroalimentaria, de apoyo a pequeños productores, Sistema nacional de información para el desarrollo rural sustentable, Sistema Nacional de Investigación Agrícola, Economía (Fondo Nacional Emprendedor),Desarrollo social Turismo, Programa de sustentabilidad de los recursos naturales, de Educación e Investigación de Mejoramiento de condiciones laborales en el medio rural.

De igual manera, para el programa de atención a la pobreza en el medio rural, de derecho a la alimentación, infraestructura, de atención a las condiciones de salud en el medio rural, para la atención de aspectos agrarios y para el ramo administrativo,

Además, solicitaron la instalación de mesas de trabajo y diálogo con los integrantes de las comisiones de presupuesto, desarrollo rural, desarrollo social, reforma agraria, infraestructura de riego, comunicaciones y pesca.

Para ello, dijo, iniciarán el 22 y 23 de octubre buscarán reunirse con los diputados para tratar de revertir este presupuesto proyectado por el Ejecutivo Federal, “porque no vemos que haya un compromiso real con el campo, al ir para abajo cada el presupuesto para este sector”.

Además, realizarán jornadas de movilización en el Congreso de la Unión y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a fin de sensibilizar al Ejecutivo y al Legislativo de la necesidad de rescatar al campo para rescatar a México, y con esto generar las condiciones sociales y de gobernabilidad hacia el procesos electoral del 2018, que no se podrán dar si no se atiende la grave situación de inseguridad, pobreza y marginalidad que hoy soplan en el campo, condenando a millones de jóvenes y niños a un futuro sin oportunidades.