* Ejidatarios de Xalapa, Jilotepec y Emiliano Zapata señalan que al desaguar las aguas pluvias a sus parcelas, destruyó totalmente sus cultivos.

 Agencia de noticias y periódico digital: golppeolitico.com

Xalapa, Ver., 12 de septiembre del 2017.- Campesinos afiliados al Movimiento Antorchista Nacional de los municipios de Xalapa, Jilotepec y Emiliano Zapata demandaron la intervención de la Dirección del Centro SCT-Veracruz, ante la empresa que administra la concesión de la autopista Perote-Xalapa, pues con las lluvias que han azotado la región, los desagües construidos para canalizar las aguas pluviales, han afectado gravemente sus parcelas.

Para tal fin, los quejosos, acudieron a las oficinas del Centro SCT-Veracruz, para tratar de dialogar con el titular de esta dependencia porque las afectaciones se tienen en más de 400 hectáreas, en donde siembran sus cultivos unos 200 ejidatarios, que por este motivo, es imposible cultivarlas.

José Javier Vicencio Cruz, miembro del seccional del Movimiento Antorchista Nacional, señaló que los casos más graves se resienten en la congregación de Chiltoyac, municipio de Xalapa, en donde unas 350 hectáreas de cultivos se anegaron por esta situación, ya que los desagües construidos anegaron totalmente estos terrenos.

De igual manera, se tiene el mismo problema en la congregación San Juan del municipio de Jilotepec y Rancho Nuevo del municipio de Emiliano Zapata, en donde claramente se ve el gran negocio que está siendo la concesionaria de la autopista, en perjuicio de los ejidatario, que en muchos de los casos no pueden acceder a sus parcelas, porque no hay por dónde accesar.

Lo grave del asunto, dijo el entrevistado, las autoridades, están protegiendo los intereses de la clase rica y al pobre se le discrimina y se le afecta, esa autopista no beneficia a los compañeros, sino a quienes tienen vehículos o transitan por esa vía.

Finalmente, insistieron en que la SCT debe intervenir y obligar a la empresa que cumpla con su responsabilidad, porque en su tiempo para sensibilizar a los ejidatarios señaló que año con año pagaría las afectaciones que se pudieran presentar, cosa que no ha sucedido desde que se echó a andar la autopista, ya que en sus parcelas ya no pueden sembrar y es el único sustento que tienen para sus familias.