¿En qué se parecen Rafael Abreu, director de la CAEV en Coatzacoalcos; Mauro Sánchez director de la Universidad Tecnológica del Sureste y Ricardo Cabrera, delegado de Patrimonio? En que tienen cerebro de camarón… “Ayudaron” pero metieron en líos a su jefe.