EXCELSIOR.COM.MX

Todo mundo pensaría que ganar una medalla de Oro en Tokio 2020 sería la motivación de Lupita González para llegar a sus segundos Juegos Olímpicos, pero la marchista mexicana tiene un motivo más para ir al continente asiático: el anime, la adaptación japonesa para el término de animación. La medallista de plata en Río de Janeiro se entretiene con las tiras cómicas japonesas cuando no entrena.

Un día antes de ganar la medalla de plata en Río de Janeiro 2018, tenía gripe y aún así compitió hasta el último instante para pelear por el oro. En 15 participaciones, la originaria del Estado de México está entre las cinco mejores del mundo y el año pasado terminó como la mejor en su disciplina. Su talla contrasta con la de sus competidoras, para Lupita eso no es obstáculo, dice que lo importante es “tener bien acomodada la mente”.

En el Mundial en Londres es la favorita a subir al podio.

¿Cómo surgió el interés por el anime?

Una vez una amiga me recomendó un anime. De ahí me seguí, es algo que me saca de las presiones, de todo esto que es la marcha. Me hace reír mucho.

¿Llevó algún anime a Río de Janeiro?

Los anime los veo en el celular, siempre van conmigo, pero en Río de Janeiro fue diferente a toda otra competencia. En Río había mucha concentración y tenía un poco de gripa, debía dormir para recuperarme. Desde dos días antes de la competencia me dedique a dormir para recuperarme y no hacer nada más.

¿Sólo le gusta leer el anime?

No, estaba leyendo un libro que se llama El objetivo de la vida. Antes leí otro, que se llama: Tienes que ser feliz para hacer feliz a los demás. Es eso, tratar de servir a los demás. Son libros de superación personal, los leo porque me gusta ir a la iglesia, ahorita no puedo ir por los entrenamientos. Cuando tengo tiempo, los domingos, voy con la familia, eso nos une.

¿Cuál es su objetivo de vida?

El objetivo de mi vida es servir. Ser feliz. A veces puedes obtener títulos, reconocimientos, medallas, pero al final no sabes por qué no eres completamente feliz. Entonces, pienso que ser feliz es servir a alguien más, ayudar a alguien más a ser feliz. Ese es el objetivo, vas cumpliendo metas, mejorando como persona, como atleta, como hijo, pero el servir es algo que te deja satisfecho.

¿Y usted es feliz?

Sí, soy feliz. No es un camino que yo tomé, quería hacer otras cosas, pero realmente mi camino estaba en la marcha. Le he agarrado cariño, no le tenía mucho porque me hacía sufrir.

¿Por qué le hace sufrir la marcha si ya le dio una medalla en Juegos Olímpicos?

Es una prueba desgastante. Puedes ir bien físicamente, pero si tu cabeza no va bien, ya valió. Es una prueba larga, juega mucho tu mente en esos 20 kilómetros.

¿La medalla de plata en qué cambió la vida de Lupita Gónzalez?

En lo personal, no he cambiado. Simplemente tengo más compromisos. Me siento satisfecha con lo logrado, antes nadie nos tomaba en cuenta.

¿Cuando piensa en el anime piensa en ir a Tokio 2020?

En el anime sí, me motiva para ir a Tokio. Hay muchas cosas que me gustaría ir a buscar allá.

¿Qué le gustaría encontrarse en Tokio?

Me gustaría conocer a algún creador de los anime que he visto, sería genial. Me gustaría conocer algún actor de las series de Corea. ¡Imagínate! que los llegara a ver, me muero de la emoción.

¿Tiene algún actor predilecto de Corea?

Son varios, pero los nombres son raros, no me preguntes cómo se llaman. Los conozco más por el nombre con el que salen, que por su nombre verdadero. A los que admiro se les conoce como F4. ¡Son tan guapos!

¿Cómo se siente para el ciclo Tokio 2020?

Siento que trabajamos bien. Como todo, siempre lo nuevo o algún cambio da curiosidad hasta para uno mismo como atleta.

¿Está consciente de los retos que significa elegir a un entrenador con poca experiencia?

Lo sé. Sé que todos los entrenadores empiezan de abajo. Es un riesgo que tomo porque le tengo confianza plena. Él no me lo pidió, yo le dije que si me ayudaba.

¿Qué vio en su entrenador?

Desde 2014 lo conozco. Mi profesor Juan lo puso a trabajar conmigo como sparring. Empezamos a trabajar, a conocerlo, él tiene desde los ochenta en la marcha. No fue un buen atleta, no fue un hombre destacado. Como juvenil fue muy bueno, pero de ahí sufrió un accidente y no le permitió seguir. Ahora está como entrenador de marcha y yo le quiero dar la oportunidad a él.

¿Tiene miedo a fallar?

Sí tengo miedo a fallar. Tengo miedo a que no salga el trabajo, porque son varios meses de preparación. Cargas de trabajo que a la mera hora no te salga.

¿Hay algo que se deba cuidar para el Mundial de Londres?

Me cuido la espalda, mi rodilla. Nos preparamos para el campeonato mundial.

¿Qué siente de ir a un campeonato Mundial?

Para mí es un reto, estoy contenta. Lo voy afrontar con todo.

¿Piensa que es posible una medalla de Oro?

Todo es posible. Es posible. No sé qué va a suceder.

Ya no usa el celular, hay poca comunicación con usted. ¿Se desconectó del mundo?

No tengo celular desde hace rato. Estoy mejor así, más concentrada y tranquila. Preparada para esto. Lo hago porque México merece una gran actuación.