Mientras el estado de Veracruz se estremecía y temblaba por la llegada de un huracán, el Alcalde Electo del Puerto jarocho, Fernando Yunes, se reunía con su papá para analizar la remodelación del malecón.