EFE

Seúl, 10 ago (EFE).- Corea del Norte repitió hoy su amenaza de atacar la isla de Guam (EE.UU.), y afirmó que tiene preparados cuatro misiles de alcance intermedio apuntando en esa dirección para lanzarlos en cuanto dé la orden el líder norcoreano, Kim Jong-un.

El Ejército norcoreano “está seriamente examinando el plan” para ejecutar un “ataque envolvente” con cuatro misiles Hwasong-12 de rango intermedio contra Guam para enviar “una fuerte señal de advertencia a Estados Unidos”, advirtió la agencia estatal norcoreana KCNA en un comunicado.

Este plan “se finalizará para mediados de agosto y se reportará al comandante en jefe (Kim Jong-un) de las fuerzas nucleares de la DPRK (siglas en inglés de República Democrática Popular de Corea, nombre oficial del país) para esperar a sus órdenes”, afirmó el comandante de las Fuerzas Estratégicas norcoreanas, Kim Rak-Gyom.

Esta unidad del Ejército Popular de Corea es el responsable operativo del programa de misiles de Pyongyang.

“Los misiles Hwasong-12 cruzarán el cielo sobre las prefecturas japonesas de Shimane, Hiroshima y Koichi (occidente del archipiélago nipón) y recorrerán 3.356,7 kilómetros durante 1.065 segundos (casi 18 minutos) antes de golpear las aguas a unos 30 o 40 kilómetros de Guam”, detalla el comunicado.

Pyongyang mantuvo así su pulso dialéctico con Washington, después de que en la víspera la tensión entre ambas capitales se elevara con la amenaza por parte de Corea del Norte de atacar Guam a raíz de la advertencia lanzada por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Éste dijo el martes que el país asiático “se encontrará con una furia y un fuego jamás vistos en el mundo” si no deja de amenazar Washington, y, tras la respuesta norcoreana, el Pentágono decidió enviar dos bombarderos estratégicos B-1B (estacionados en Guam) a las cercanías de la península de Corea.

En el comunicado de hoy, el alto cargo militar norcoreano acusa al presidente estadounidense de “soltar un montón de tonterías” ‘sobre fuego y furia'”, y de “no ser capaz de entender la gravedad de la actual situación”.

“El diálogo sensato no es posible con un tipo como este desprovisto de razonamiento y sólo la fuerza bruta puede funcionar con él”, opinó Kim de Trump.

Corea del Norte “continuará observando atentamente las declaraciones y el comportamiento de Estados Unidos”, añade la nota.