Y los veracruzanos pensaron que el metrosexual era el anterior Fiscal General, Luis Ángel Bravo Contreras.