El desempeño de Joaquín Rosendo Guzmá Avilés al frente de la SEDARPA es deplorable, mediocre, gris; “El Chapito” es un “buen” político, pero como servidor público sólo resultó un burócrata más del montón…