Sandro Gómez, a los “tibios” los aborta Dios. ¿Impugnar, para qué?