A Manuel Bernal Rivera ya lo apodan “El Uriel”, ya que no sale del café y se pone a opinar sin ton ni son de temas políticos que en nada interesan a los veracruzanos; sus puntos de vista valen un cacahuate. ¿Ya se le olvidó que también Fidel y Javier le untaban la mano?