“Si no se aprueba la Ley de Seguridad, el Ejército podría dejar a su suerte a los estados. El dictamen de ley está listo en la Cámara de Diputados; sin embargo, las Fuerzas Armadas deberán esperar más porque no hay consenso para su aprobación en este periodo ordinario. César Camacho, coordinador de los diputados del PRI, lamentó que la oposición frene la ley que da certeza jurídica a soldados y marinos en tareas de seguridad pública, como el combate al crimen organizado. Para el PAN y el PRD es más importante sacar la reforma de seguridad, que incluye el mando mixto policial, que no a todos convence. Pablo Escudero, presidente de la Mesa Directiva del Senado, ya advirtió que si no se aprueba, el Ejército volverá a los cuarteles. Sí, a los legisladores no les corre prisa.” Se lee en “Frentes Políticos” de Excelsior