“Prometió someter a consulta su permanencia en la Cuauhtémoc, o recibir de ciudadanos luz verde para aspirar a gobernar la ciudad, pero Ricardo Monreal se topó con un atorón jurídico ajeno a su voluntad. Resulta que la nueva Constitución trae un enredo en el tema de revocación de mandato que impide al IEDF aplicar el mecanismo que el morenista ofreció hacer en abril. Así que, por ahora, a esperar.” Comenta “Rozones” en La Razón de México