Escala el caso de la fuga de reos del penal estatal de Aguaruto, en Sinaloa. Al conocerse la identidad de los fugados, así como su rango en la estructura criminal del Cartel de Sinaloa, queda claro que estamos ante un asunto de la mayor relevancia. Si bien ya hay funcionarios del penal que han sido cesados y otro que no aparece y que pudiera estar muerto, la investigación debe incluir a todas las instancias que participaron. Tiene un lugar especial el personal del Poder Judicial, cuyo desempeño está plagado de sombras. Una vez con los reos fugados, se acepta que se trata de un penal que no contaba con las condiciones mínimas para tratar con reos de peligrosidad extrema. Que estuvieran retenidos ahí es una irregularidad que merece explicaciones inmediatas. Relata “Pepe Grillo” en Crónica