La magistrada Isabel Porras, del Tercer Tribunal Unitario en Materia Penal de la Ciudad de México, confirmó la postura del magistrado Luis Pérez de la Fuente para rechazar la prisión domiciliaria de Elba Esther Gordillo. La profesora se quedó con las ganas, pues hay riesgo inminente de fuga. Además, la penalidad es mayor a 5 años y el monto de los delitos que se le imputan asciende a más de dos mil 500 millones de pesos. La PGR la acusa de lavado de dinero y delincuencia organizada. Pero lo que da total validez a la decisión es que 85% de los mexicanos no la quiere de regreso en su casa. Si la debe, que la pague, pero presa.  Comenta “Frentes Políticos” de Excélsior