La ambición del Alcalde de Emiliano Zapata no tiene límites, miren que exigirle a una empresa cervecera una cortesía -cientos de cartones de chelas- para regalarlas durante la feria, con tal de promocionar a su mediocre sobrino. Además, pedir a los músicos que inflen facturas para que se lleve su ganancia. ¡Para él es el “Año de Hidalgo”, chingue a su ma… el que deje algo!